Perfil

Recorrido de puro Mountain Bike, duro, muy divertido y tremendamente engañoso. Si se analiza el perfil, a la vista está que el mayor desnivel se acumula en la primera mitad de la prueba, pero hay muchas cosas que sobre el dibujo no se ven. Nuestro consejo: llegar con fuerzas al último avituallamiento (dicen que el que avisa ...).

Para comenzar, tras callejear por Nanclares de la Oca, enseguida empieza la subida a Oteros (1022 m), una ascensión de unos 8 km por pista fácil que permitirá calentar rápidamente las piernas y estirar el pelotón lo suficiente como para disfrutar del recorrido sin molestas esperas. La subida incita a subir rápido, ¡¡ pero conviene no calentarse porque queda muchoooooo !!.

Una vez arriba, escoltados por los enormes molinos de la sierra, llega la bajada más peligrosa de la prueba, el Portillo de Azkarate. Máxima precaución en este punto, ante cualquier duda ... bajarse de la bici es lo más recomendable y prudente. Esto no acaba más que empezar y queda mucho por disfrutar. Si el día acompaña, las vistas son espectaculares, y podrá verse todo el macizo del Gorbea delante nuestro, así como la sierra de Arkamo a nuestra izquierda y de La Demanda trás nosotros.

Un avituallamiento (km 15,2) permitirá hidratarse y comer un poco antes de la segunda subida del día, la subida a "Pikatxo" (851 m). Subida de poco más de kilómetro y medio que a más de uno le hará recordar ¡¡ porqué se hizo "mountain biker" !!. Un palón del 13% de media con varios zig-zags en el que se subirá disfrutando y sufriendo a partes iguales.

Justo después y con las piernas "calentitas" tras Pikatxo, un pequeño descanso con un llaneo por lo alto de la sierra, seguido de una serie de bajadas que llevarán al corredor al segundo avituallamiento de la prueba (km 27,8) con un subidón de adrenalina distinto a la edición de 2016.

 

Después del avituallamiento de Hueto Arriba (km 28), más cambios con respecto a la edición del año anterior: se cambia la subida que nos lleva hacia las inmediaciones de Armikelo (871) por el Barranco de la Oca, una ascensión de mayor belleza para el participante pero de similar dureza a la del año pasado, que culminará con unas excelentes vistas y la bajada más divertida de la ruta, la senda de Geni.

 

Las tres subidas más importantes hechas, pero que nadie se confíe, la gente el año pasado llegó al segundo avituallamiento de Hueto Arriba  (45 km) “tocada”. En lo que queda, nada de llaneo. A partir de aquí es donde el que no haya guardado fuerzas empezará a lamentarlo... el recorrido vuelve a tornarse cuesta arriba por una lenta subida a través de un sendero que culminará con una larga y rápida bajada por la denominada Senda de Mendoza.

Llegados aquí, una de las zonas que en 2016 más dio que hablar, tanto por su belleza como por sus cuestas infernales. Una subida de 2 km asfaltada salvo en su último tramo nos adentrará de nuevo en el Jardín Botánico de Santa Catalina (km 54,2). Es aquí donde el corredor podrá disfrutar del último avituallamiento en un entorno incomparable. Y desde aquí hasta meta, esperamos sorprender al personal con un final rompepiernas de puro BTT que si lo afrontas con fuerza en las piernas hará que llegues a la plaza de Nanclares un poco más enamorado del Mountain Bike!!